Ir al contenido principal

SOY LA MAMÁ DE…LA MEJOR EXCUSA PARA NO PENSAR

Hola! Soy Lalita y casi siempre estoy ocupada. Como me quedaban unos blancos en la agenda que podría llenar con “vivir”, empecé a colaborar en un blog. Mi meta, aparentemente, es estar siempre haciendo algo. Trabajo; no es que me deslome, para ser sincera, pero me gusta lo que hago y soy dedicada, prolija y cumplidora. Otros años he trabajado más, mucho más... El trabajo fue mi obsesión durante un largo tiempo. Pero después de un par de desencantos, me desmotivé. Además apareció un "trabajo" mucho más interesante, más placentero y muchísimo más exigente. Fui mamá. Dejé de ser yo durante un largo tiempo para ser "la mamá de". Y no es que no me guste, ojo! Pero no hay nada más despersonalizador que ser madre. Te olvidás hasta de las ganas de hacer pis cuando tenés un bebé que cuidar.

Antes de que mi hijo naciera yo ya había comprado desde lo obvio, como ropa y pañales, hasta tapas de seguridad para los enchufes, trabas para los cajones y salva dedos para las puertas!!!! Eso es obsesivo!! Hice pintar toda mi casa, cosa que le atribuí al síndrome del "nesting", que según leí, es normal en las futuras madres  preparar la casa para la llegada del bebé. Porque también estudié para ser madre. Leí cuanto libro sobre bebés, embarazo, lactancia  y futuras mamás encontré por ahí. Y puedo asegurar que nada, nada de lo que leí, se asemeja a la experiencia propia. El obstetra me decía en broma, pero intentando calmarme como objetivo real, que yo no iba a control con él, sino que yo iba a controlarlo a él. Tengo un cuaderno con todas las preguntas que se me ocurrían para hacerle entre control y control. El listado de estudios y análisis que tenía que pedirme en cada semana de embarazo. Una carpeta foliada con cada estudio, ecografía, prospecto de medicamentos y vacunas. Sí, lo sé; pobre hombre!!! Y no
sólo lo torturé a él, sino que intercoslutaba con mi pobre primo médico todo el tiempo!!!! Pero menos mal que hice eso; porque cuando armé mis petates y me fui a tener a mi hijo a otra ciudad, y tuve que cambiar de obstetra a 15 días de la fecha de parto, yo era una historia clínica ambulante. Hay que reconocer que mis T.O.C., a veces, son muy útiles. Por suerte, mi hijo se atrincheró en mi panza 10 días más y me dio tiempo de acomodarme y de hacer un nuevo "nido", uno provisorio. Sí, me mudé, ordené, limpié y organicé un nuevo hogar a 15 días de ser madre para que mi bebé naciera cerca de su papá. Tan obsesiva soy, que entré a pre- parto con la ley de parto humanizado impresa,  y exigí durante todo el proceso que se cumpliera!

Y llegó mi hijo, y me hizo la mujer  más feliz sobre la tierra. No hay sensación que se compare al momento en que mirás a tu hijo por primera vez. Esas manitos nunca dejan de sentirse apretando tus dedos, como si fueran lo que lo mantienen atado a este mundo. Y  justamente eso, se convirtió en mi nueva obsesión...

Yo tenía que hacer que no llore, que no tenga hambre, que no tenga frío, que nada le duela; darle su baño de cada noche, la teta cada tres horas, los controles, el peso, retratar y filmar cada nuevo gesto, sonido o movimiento que hiciera. Mantener al tanto de su crecimiento por mail con fotos incluídas, a todos los que estaban lejos. Empecé a escribirle un diario, para él, para cuando sea grande, con todo lo que hacíamos cada día. Al principio escribía todos los días, después fué mermando la frecuencia y ahora sólo escribo muy cada tanto y lo resumo en algunas anécdotas memorables. La obsesión por las fotos todavía no se fué; pero eso es algo que hice siempre. Tengo muchas fotos y las miro bastante. Me gustan las fotos; me gusta la fotografía en general. Por eso podría no ser un T.O.C. y ser simplemente un hobby o afición...Me lo dejo pasar!

Y mi hijo fué creciendo, con sus necesidades obsesivamente cubiertas por mí. Y empezó el jardín maternal, después el preescolar y ahora primer grado. Y aunque todavía es chico y sé que me necesita, ya no me necesita tanto como para que mi obsesión por mantenerlo a salvo, feliz y creciendo con todo lo que necesita, y más;  me ocupe todo el día. Hay momentos en los que me puedo relajar. O podría relajarme… Pero no, no sé cómo se hace!! Entonces hago otras cosas. Volví a estudiar y pensaba empezar despacio, hasta recuperar el ritmo. Pero no pude con mi genio, y ahora estoy sobrepasada con 8 materias en el segundo semestre!! Y  asombrosamente, me está yendo muy bien. Parece que yo funciono así, bajo presión!

Además de criar un hijo, trabajar y estudiar; cualquiera que haya visitado mi casa sabe que siempre está impecable - aunque yo diga que no es así; lo reconozco, mis estándares de orden y limpieza son muy altos-  Hoy no tengo ni una media para doblar. Todo el planchado y el lavado al día. Comida casera, sana y nutritiva todos los días. Ni una cucharita en la pileta para lavar. Sólo la copa del vino que me estoy tomando mientras escribo, que será lavada antes de acostarme. Tengo que reconocer que a veces, cuando la señora que viene una vez por semana -a limpiar sobre lo limpio- se va, yo sigo limpiando. Y otras veces me he sorprendido al encontrarme limpiando a la par de ella. Casi como si invitara a una amiga a tomar mate, pero a ella la invito a limpiar...

Siempre estoy arreglando algo, buscando muebles, haciendo alguna cosita para que mi casa esté como yo quiero que esté.  Y siempre con las puertas abiertas para recibir visitas, alojar amigos o familia. Acá siempre nos acomodamos, como sea. Ahora estoy pensando en pintar otra vez. Ya cambié unos cuadros de lugar, mandé a tapizar el sillón y compré unas cositas que hace tiempo tenía vistas. Nunca termino de armar mi nido, siempre me queda algo por hacer...

Los ratos libres nunca están libres. El fin de semana duermo un poco más, pero después siempre hay algo que hacer. Y si no hay nada que hacer, seguro lo paso mal!!!

 Además funciono muy bien como gestora. Siempre van a encontrar en mí la predisposición para hacerles cualquier trámite. Y yo me voy a hacer del tiempo para hacer cualquier gestión que se me pida. Lo que sea, para quien sea. Acompañarte al médico, ir al banco, conseguirte algo, comprar regalos, organizar cualquier evento. Te ayudo a mudarte, te cuido los chicos,  te llevo, te voy a buscar, te pago las cuentas, soy tu personal shopper, te hago las manos, etc. Me ofrezco voluntariamente. No es un reproche, me encanta, lo hago de buena gana y contenta de poder ayudar. Además, descubrí que es otra excusa mía  para estar siempre haciendo algo. Para estar ocupada. Para no parar...

Y si les cuento que lo que motivó toda esta reflexión es que  acabo de recordar que la última vez que fui al video  alquilé dos películas, una para ver con mi hijo y una para mí. La primera la vimos juntos el mismo sábado. Una de piratas, muy linda y muy infantil -como todo el cine que veo hace seis años- Y la que alquilé para mí, que ni me acuerdo cómo se llama, pero sé que es de amor,  la devolví unos ocho días después. Porque es el tiempo que me llevó disponer de dos horitas, como mucho, para exponerme a una caja boba donde  sé que me van a hablar de AMOR...

Y así, con la simpleza de una deuda en el video club, me doy cuenta de que mi vida se trata de esquivar, igual que a la película que habla de él, al amor...Hacer, hacer, hacer...Para no pensar, para no decir, para no sentir, para no decidir! Para no avanzar. O para avanzar,  pero sola...Bueno, lo de no pensar es relativo, porque mientras hago y hago, igual pienso.  Pero hoy digo! Hoy siento! Pero todavía no decido, no puedo. Todavía me quedan muchas cosas por hacer...

Comentarios

  1. puff!! me agote solo de leerte, relax darling!! me paso lo mismo el otro dia que lei un dia en la vida de Maru Botana jajajja lleva su tiempo disfrutar pero se puede, yo soy lo opuesto, despues te cuento, welcome!!!

    ResponderEliminar
  2. Te imaginarás que si llego a tener tantos pibes como Maru Botana termino con chaleco de fuerza! No estoy muy lejos, y tengo uno sólo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Untada en vaselina

Cuando te crías en un pueblo te acostumbrás a escuchar cosas sobre vos, que ni vos sabías. No tengo intenciones de naturalizar esa maldita costumbre del puterío barato, pero sí de darles algún que otro tip para sobrevivirlo estoicamente. Es que cuando una es chica, inexperta y bastante más boluda que ahora, esas cosas te joden. Si  lo permitís, te aniquilan la confianza, te debilitan la personalidad y te dinamitan la cabeza - o la parte de ella que usás en la adolescencia- que convengamos, es bastante limitada. ¡OJO! Que no digo que sea sencillo que aún virgen, el inconsciente colectivo  te vea en orgías y fiestas negras. Pero justamente ahí está la clave del éxito. Es que existe una realidad paralela elaborada por mentes pequeñas, de gente pequeña, con vidas pequeñas, de las que nunca nadie va a hablar; que se dedica a fantasear con vidas ajenas. Por supuesto, mucho más interesantes que la de ellos. Te das cuenta que esto ocurre cuando demasiada gente de la que no tenés ni registro…

FRASES DE MIERDA PARA MOMENTOS DE MIERDA

Guía inútil de frases de mierda para sortear momentos incómodos que nos demuestran, una vez más que, cuando uno no sabe que decir, siempre es mejor quedarse callado.

"No hay mal que por bien no venga". Noooo, jamás, si algo es malo, es malo y nada bueno puede traer. No le busquemos la moraleja a cada cosa de mierda que nos pasa. Nos pasa, se asume, se llora, se patalea, se putea y se sigue. Y así y todo, sigue siendo malo."Fue una desgracia con suerte". Tampoco, conceptualmente contradictorio. Si es una desgracia no puede ser con suerte, por lo menos no de la buena. Una desgracia es por mala suerte en algunos casos, pero la mayoría de las veces es por boludos."La sacaste barata". No idiota, me salió carísimo!!! Me quedé en pelotas y tengo que agradecer que no me morí? No me morí, pero me salió caro, muy caro."Al mal tiempo, buena cara". Si se refiere al clima, dudo que el que inventó esta frase conozca Gallegos. El viento del mal tiempo de allá …

Perdoname pibita...

Sabrina, tenía 19 o 20 o 21 años, era flaquita y tenía los ojos mas lindos que vi en mi vida era culta y educada solo compartí con Sabrina 15 o 16 o 17 minutos, solo en la admisión temblaba como una hoja y ya era la hora de comer, me dío la mano y me dijo que tenia mucho miedo y que prometiera que la iba a cuidar.
La llevaron a comer, Sabrina se cortó las venas 25 o 26 o 27 minutos despúes con un vidrio del espejo del baño de la casa de mujeres, como se cortan las venas los que saben cortarse las venas.
Cuando la ambulancia se la llevó le agarré la mano y estaba fría, los ojos mas lindos del mundo miraban como miran los nenes chiquitos, como mirando angelitos.
Sabrina no volvió, pusieron en bolsas de consorcio los bolsos que no había desarmado y se los llevaron, nunca nadie mas hablo de Sabrina, y por ahí era mejor.
Yo llevo 6589 o 6590 o 6591 días pensando que no la pude cuidar.