Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Perdoname pibita...

Sabrina, tenía 19 o 20 o 21 años, era flaquita y tenía los ojos mas lindos que vi en mi vida era culta y educada solo compartí con Sabrina 15 o 16 o 17 minutos, solo en la admisión temblaba como una hoja y ya era la hora de comer, me dío la mano y me dijo que tenia mucho miedo y que prometiera que la iba a cuidar.
La llevaron a comer, Sabrina se cortó las venas 25 o 26 o 27 minutos despúes con un vidrio del espejo del baño de la casa de mujeres, como se cortan las venas los que saben cortarse las venas.
Cuando la ambulancia se la llevó le agarré la mano y estaba fría, los ojos mas lindos del mundo miraban como miran los nenes chiquitos, como mirando angelitos.
Sabrina no volvió, pusieron en bolsas de consorcio los bolsos que no había desarmado y se los llevaron, nunca nadie mas hablo de Sabrina, y por ahí era mejor.
Yo llevo 6589 o 6590 o 6591 días pensando que no la pude cuidar.

Sexto sentido

Creo que las mujeres tenemos un sexto sentido, no es un mito, no son cosas que se dicen, y no por brujas, por sensibilidad. Nuestra sensibilidad nos permite saber, oler, sacarle la ficha a una diversidad de gente, en general , es para proteger a los que queremos o lo que queremos. Me pasa con mis hijas, no sé como pero una sabe cuándo es verdad el dolor de panza y no una excusa para no ir al colegio, aunque lloren y pataleen Con mi hermana, cuando le veo esa cara de pollo que solo yo distingo y ella dice que no le pasa nada… Cuando voy a la oficina de mi marido y la huevo sin sal que trabaja codo a codo con él, me mira de arriba hacia abajo y la escucho pensar, no lo merece! Con ese compañero de trabajo que te dice que sos su amiga con bigotes, y si le saque la ficha hace rato, quiere mis taco aguja. Cuando mi gerente me dice que estoy muy linda, pero que no me confunda que no me está tirando los galgos (frase horrible si las hay, pero es textual) no aclares que oscurece!! Ten…

Untada en vaselina

Cuando te crías en un pueblo te acostumbrás a escuchar cosas sobre vos, que ni vos sabías. No tengo intenciones de naturalizar esa maldita costumbre del puterío barato, pero sí de darles algún que otro tip para sobrevivirlo estoicamente. Es que cuando una es chica, inexperta y bastante más boluda que ahora, esas cosas te joden. Si  lo permitís, te aniquilan la confianza, te debilitan la personalidad y te dinamitan la cabeza - o la parte de ella que usás en la adolescencia- que convengamos, es bastante limitada. ¡OJO! Que no digo que sea sencillo que aún virgen, el inconsciente colectivo  te vea en orgías y fiestas negras. Pero justamente ahí está la clave del éxito. Es que existe una realidad paralela elaborada por mentes pequeñas, de gente pequeña, con vidas pequeñas, de las que nunca nadie va a hablar; que se dedica a fantasear con vidas ajenas. Por supuesto, mucho más interesantes que la de ellos. Te das cuenta que esto ocurre cuando demasiada gente de la que no tenés ni registro…